• C2

Cómo el big data se ha convertido en el arma más poderosa al alcance de los políticos

Procesamiento fotográfico en la nube: Cada foto que selecciones se cargará en nuestros servidores para poder procesar la imagen y transformar el rostro.


La gente se seguirá sacando selfies. Y buscando direcciones en Google Maps, escuchando música en Spotify, dando likes o posteando en Twitter o Instagram, revisando quién le dio un comentando en Facebook, comprando en Amazon, pidiendo un Uber, moviéndose con el GPS activado, reservando una mesa o una habitación, pagando cuentas y dejando una huella digital.

Así como el marketing conoce nuestros gustos y sabe que, a usted, que acaba de googlear un libro, tienen que mostrarle después una publicidad ofreciéndole otras obras del mismo autor o de temas similares a través de videos o fotografías.

Como propaganda política, un buen posicionamiento en google hace que sea más sencillo tener más seguidores, un canal de YouTube o protagonizar debates por redes sociales, así llegó Barack Obama a la Casa Blanca el 2008.


La versión big data de la campaña de Donald Trump -como en su día lo relató Forbes- permitió que sus equipos detectaran una suculenta presa entre quienes veían The Walking Dead, cuando supieron que estaban inquietos por la inmigración: mapearon a esos votantes combinando herramientas de datos y Google Maps, y colocaron propaganda en las pausas de la serie o marketing digital en internet.


Fuente: La tercera

0 vistas

© 2019  C2